Brasil y su alianza con los "nuevos poderes"

Andrés Oppenheimer

handshake1.gif

  Prepárese para la nueva moda en los asuntos internacionales: los planes para una alianza política y económica de Brasil, Rusia, China e India, los llamados "nuevos poderes" que han surgido en el mundo.  Así lo ven, algunos políticos en Brasil.  Dice, por ejemplo, Luis Inazio da Silva (un candidato para la presidencia) que "la propuesta de Estados Unidos sobre el Área Libre de Comercio de las Américas se parece un tipo de anexión de las economías latinoamericanas con la norteamericana."  Prefiere, en cambio, fortalecer el desvalido mercado libre del Cono Sur y "ampliar el comercio con China, India y Asia en general, África del Sur y con todos los otros países donde haya espacio para crecer".
   Brasil podría convertirse en un principal exportador de alimentos a estos países y crear negocios en conjunto con nuevas tecnologías para producir computadoras, autos y otros productos de menor costo más apropiados para países en desarrollo que aquellos producidos por corporaciones multinacionales, indican unos ayudantes de da Silva.  Brasil podría también asociarse con otros "poderes que surgen" para balancear el poder y la influencia de Estados Unidos y Europa en las Naciones Unidas y en otros foros internacionales.
  Otro candidato, Ciro Gomes, asevera igualmente que "Brasil necesita diversificr sus asociaciones, para acercarse a India, a China, a Rusia".  Estos países no sólo representan posibilidades "fenomenales"comerciales y de intercambio de tecnología, sino que también podrían crearse alianzas políticas para "actuar al unísono para un orden diferente internacional", agrega Gomes.
  Desde 1950 se han escuchado conversaciones sobre una alianza de países del Tercer Mundo, cuando los países de África, Asia y América Latina crearon el Movimiento No Alineado para respaldar sus reclamos comunes en contra de las superpotencias mundiales, Estados Unidos y la Unión Soviética.
   El actual presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, ya ha comenzado a trabajar el circuito de los "nuevos poderes".  Las exportacones de Brasil a China se han duplicado a $3 mil millones en los últimos dos años, y los dos países han comenzado negociaciones para un acuerdo de costos de aduana preferencial, el primer paso hacia un tratado de comercio libre bilateral.  Una delegación también viajó a India y China para discutir un acuerdo para manufactura en conjunto de autos de bajo costo en China y un acuerdo con India para exportar tecnología de Brasil para producir etanol.
   No cabe duda que Brasil tiene mucho que ganar comercial y políticamente con una asociación más estrecha con los "nuevos poderes".  Pero el plan de libre comercio hemisférico respaldado por los Estados Unidos ayudaría a Brasil a lograr acceso preferencial al mercado más grande del mundo, los Estados Unidos, el cual posee una economía que es casi 10 veces mayor que la de China.  El producto estatal bruto de Florida solo es de $472 mil millones al año, el doble de grande que la economía de Rusia, y la economía de Texas, de $780 mil millones, es mayor que las de Rusia, India y África del Sur juntas.  La economía del estado de California es aún más grande.
   Así, pues, si los políticos brasileños piensan que una alianza con los "nuevos poderes" puede sustituir un tratado de libre comercio con los Estados Unidos (como lo pintan ahora), en lugar de ser simplemente un agregado deseable, se engañan a si mismos, o engañan a su pueblo.

jpegbybender2logo.jpeg

El San Juan Star (29 de agosto de 2002, pág.75)