¿Tiene un futuro la globalización?

Comentario por Thomas L. Friedman

clrglobe.jpg

   Mientras los manifestantes mimados en el Occidente siguen debatiendo y protestando sobre la globalización, los países más poblados del mundo, India y China (que representan un tercio de la humanidad), han dejado hace tiempo esa interrogante.  Decidieron que abrir sus economías al intercambio de bienes y servicios es la mejor manera de sacar a su gente de la pobreza abyecta.  Ahora se enfocan en simplemente cómo globalizarse en la manera más estable.  Algunos prefieren ir más rápido mientras otros abogan por un retiro paulatino de los controles de moneda y subsidios.  Pero el debate sobre la dirección a dónde deben ir está finalizada.
   "La fatiga de la globalización todavía está en evidencia en Europa y América, mientras que en lugares como China e India, se encuentra un gran deseo de participación en el proceso de expansión económica", dice Jairam Ramesh, el principal asesor económico del Partido del Congreso Indio.  "Estamos encontrando maneras de globalizar a nuestra manera.  Puede significar un crecimiento un poco más lento para manejar la estabilidad social pero así será.  Acabo de escuchar personas en Alemania que decían que la globalización está destruyendo a mi país y añadiendo más al problema de su probreza.  Tuve que contestarles: 'Miren si quieren discutir sobre ideología, podemos hacerlo, pero al nivel de los hechos están simplemente equivocados'".
   Esa verdad es más evidente en Bangalore, el "Silicon Valley" de India, donde cientos de miles de jóvenes indios, la mayoría de familias de clase media baja, de pronto tienen más movilidad social, motoras y apartamentos luego de asistir a escuelas técnicas y unirse a las compañías indias de programación e ingeniería que proveen apoyo e invesigación para las principales compañías del mundo, gracias a la globalización.  Los funcionarios de Bangalore dicen que cada empleo técnico produce 6.5 empleos de apoyo, en construcción y servicios.
   "La tecnología de información ha hecho millonarios de personas comunes en la India debidio a su capacidad intelectual solamente, sin casta, sin tierra, sin herencia", dice Sanjay Baru, editor del Financial Express de la India.  "India simplemente está comenzando a darse cuenta de que este proceso de globalización es donde tenemos una ventaja inherente".
   ¿La mayoría de los indios todavía viven en aldeas pobres? Por supuesto.  ¿Necesitamos todavía hacer que la globalización sea más justa mediante la apertura de los países occidentales ricos a los productos que los países pobre pueden vender mejor: alimentos y textiles?  Pues, claro.
   Pero el punto es que el debate sobre la globalización resulta realmente estúpido.  Se olviden de dos verdades sencillas:  una, la globalización tiene sus bajas y altas, pero los países que van a ella con las instituciones y gobierno correcto pueden sacar lo mejor de ella y aminorar lo peor; dos, los países que son sensibles y constantes en sus esfuerzos hacia  la globalización, se están abriendo más políticamente con más oportunidades para sus ciudadanos y produciendo una generacion joven más interesada en unirse al sistema mundial que en descartarlo.

jpegbybender2logo.jpeg

El San Juan Star (25 de septiembre de 2002, pág. 31)